7 de marzo de 2014

Así quisieron civilizar a nuestras abuelas y abuelos, así nos quieren seguir civilizando...

Estoy borracho, recordándome de mi “gentilidad” (dirían los putos curas que impusieron su religión)… y solamente así, estimulo mis sentidos para conversar y dialogar con el k’u’x de mis abuelas y abuelos y así conocer de su propia voz las atrocidades e imposiciones estúpidas que les hicieron los ¡malditos invasores!

Bebiendo la bebida fermentada que me recuerda a la bebida de mi abuela y abuelo, cuando alrededor del fuego, después de haber casado un kej, halaw, chakow o seel xul compartíamos. Mientras el fuego avivaba, nos envolvíamos en la rica historia que nos regresaba en el tiempo de las grandes mujeres, de los grandes hombres, nuestras raíces…

La des-indianización del maya’ es quitarse encima toda imposición, purificarse de los fantasmas religiosos del siglo XVI, romper las cadenas del sistema occidental y desobedecer las leyes de indias… que todavía siguen vigentes y dejar de ser sumisos y sirvientes de este puto sistema que nos lleva cada día a la decadencia y a la prostitución de nuestra identidad (Aj Xol Ch’ok)…

Documento Numero Ocho
Ordenanzas de Tomás López
(1552-1553)

“Otrosi, mando que los indios e indias que fueren bautizados y cristianos, dejen (así como lo prometieron en el santo bautismo que recibieron) todas supersticiones y agüeros y adivinaciones y hechicerías, y sortilegios, y no echen suertes, ni cuenten maíces para saber lo porvenir, ni canten ni publiquen sueños como cosa verdadera, ni agüeros, ni consientan que otros lo hagan, ni hagan la fiesta del fuego, que hasta ahora en esta dicha provincia se hacía.
Y ninguno sea osado de traer insignia alguna de sus gentilidades en las orejas, ni en las narices, ni en los labios, ni se embijen con color alguno, ni críen coleta[1], sino que en todo dejen sus insignias gentílicas, y la costumbre o por mejor decir corruptela, que los varones y mujeres tienen de labrarse todos. Lo cual además de ser peligroso para la salud corporal, tiene también algún resabio de su infidelidad y gentilidad. Y los maestros y oficiales de labrar, quemen y desechen todos los instrumentos y aderezos que para ello tengan, y de aquí adelante no labren a persona alguna, ni usen tal oficio, so pena, etc. (212)”

“Iten, por extirpar toda gentilidad y resabio entre los naturales, mando que ninguno sea osado de poner a su hijo o hija nombre gentil, ni divisa o señal alguna, que represente haber ofrecimiento al demonio, so pena, etc.”



[1] Mechón de cabello entretejido o suelto, sujeto con un lazo o goma, que se hace en la cabeza. || 2. Cabello envuelto desde el cogote en una cinta en forma de cola, que caía sobre la espalda. Se pone en algunos peluquines.

1 comentario:

AJ XOL CH'OK y BEATRIZ PAR dijo...

Cuando escribimos esto, no es por mostrar nuestros resentimientos, simplemente para decir lo que a nuestras abuelas y abuelos les fue prohibido decir y para recordar que nuestras penas, nuestras desgracias llegan con la invasión española y continúa con la invasión e imposición extranjera en la actualidad.